Doctrina en contra de la nulidad de la cláusula suelo.

Según Ángel Carrasco Perera, Catedrático de Derecho Civil, Centro de Estudios de Consumo Universidad de Castilla-La Mancha, Encarna Cordero Lobato, Catedrática de Derecho Civil, Centro de Estudio de Consumo, Universidad de Castilla-La Mancha (1)

en relación a la STS 241/2013:

(…) es de lamentar que, pese a estar llamada a una aplicación expansiva
en cualquier ámbito contractual bajo condiciones generales, la sentencia no
alcance a dotar a este nuevo control de una mínima construcción argumental que
posibilite el cumplimiento del principio de seguridad jurídica. De hecho, ni siquiera
se ha respondido a este extremo en el auto de aclaración (de 3 de junio de 2013),
donde, ante la petición motivada «en que la sentencia no concreta los mecanismos
por medio de los cuales puede considerarse suficientemente informado el
consumidor en cada caso», el Tribunal responde que «las circunstancias
enumeradas [en la sentencia] constituyen parámetros… para formar el juicio de
valor abstracto… No se trata de una relación exhaustiva de circunstancias… Para el
futuro, [el resultado de un consumidor perfectamente informado] no puede
anudarse de forma automática al cumplimiento de determinadas fórmulas». No
hay, pues, forma alguna de anticipar cuándo una determinada cláusula superará
este nuevo control de transparencia.

Pero el recorrido argumental que lleva al Tribunal Supremo a abrazar esta nueva
tesis de validez basada en la transparencia está plagado de incertidumbres (y de
algunas inconsistencias): ¿es la cláusula suelo un elemento esencial del contrato
como considera el Tribunal Supremo? ¿Son condiciones generales las que definen
el objeto del contrato? ¿Cabe o no cabe control sobre elementos esenciales del
contrato? ¿O sólo cabe control de cláusulas que regulan elementos esenciales
cuando las mismas no son «sustancialmente» transparentes? ¿Se aplica el test de
transparencia a toda condición general sea o no aplicada a consumidores? Y, por
cierto, ¿cabe un control de transparencia de oficio? Pues nada similar pidió
Ausbanc a través de la acción colectiva, basada en el pretendido carácter abusivo
por desproporcionado de la cláusula suelo (v. el antecedente primero de la
sentencia).

Lo cierto es que, pese a la extensión de la sentencia, la amalgama de argumentos
y de citas legales no sólo no contribuye a clarificar la cuestión litigiosa, sino que,
además, crea reglas y subreglas cuya utilización, al estar basada en juicios de
valor no contrastables ni objetivables, llevará a resultados impredecibles en
futuras contiendas judiciales en un ámbito tan especialmente necesitado de
seguridad jurídica en estos momentos como es el mercado de crédito.


(1. https://www.revista.uclm.es/index.php/cesco/article/download/357/310, consultado el 10 de diciembre de 2017)