Nulidad del gasto de Notaría.

[Esto es lo de la demanda]

En relación con los gastos notariales es el principal interesado en formalizar en documento público y ante Notario la escritura porque así da cumplimiento a lo previsto en el art. 1280.1 del Código Civil (en adelante CC) que exige su otorgamiento para constituir el derecho real de garantía, en este caso, la hipoteca (1875 CC y 2.2 LH). Recodar que ni el CC, ni el Código de Comercio, ni la Ley Hipotecaria exigen escritura pública para el otorgamiento de un préstamo que perfectamente puede hacerse en documento privado. La entidad bancaria con la inscripción en el Registro de la Propiedad se asegura el acceso a  las ventajas que le ofrece el ordenamiento jurídico, en este caso, la obtención de un título ejecutivo (art. 517 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, LEC, en lo sucesivo), constitución de una garantía real (art.?)y posibilidad de acudir a la ejecución especial de los arts. 681 y ss de la LEC.

Acudiendo a la normativa específica en materia de honorarios de Notarios y Registradores, para los primeros el Reglamento Notarial (en adelante RN) dispone en su art. 63 que:

“la retribución de los Notarios estará a cargo de quienes requieran sus servicios y se regulará por el Arancel notarial…”

A su vez el RD 1426/1989, de 17 de noviembre, en su anexo II, norma sexta, dispone que:

“La obligación de pago de los derechos corresponderá a los que hubieren requerido la prestación de funciones o los servicios del Notario y, en su caso, a los interesados según las normas sustantivas y fiscales, y si fueren varios, a todos ellos solidariamente”.

Por último el art. 147 del RN estipula que:

“En el texto del documento, el notario consignará, en su caso, que aquél ha sido redactado conforme a minuta y si le constare, la parte de quien procede ésta y si la misma obedece a condiciones generales de su contratación”.

Con base en todo lo anterior queda meridianamente claro que es la entidad bancaria la que solicita los servicios del Notario al que remite el proyecto de escritura para documentar la operación y posterior garantía hipotecaria y la única razón por la que es el prestatario el obligado al pago de sus servicios es la cláusula predispuesta e impuesta por la misma entidad, abusiva y nula, por lo que procede la restitución de las cantidades abonadas por este concepto a mi mandante