Nulidad del gasto del Registro de la Propiedad.

[esto es lo de la demanda]

En lo que se refiere a los Registradores de la Propiedad es de aplicación el Real Decreto 1427/1989, de 17 de noviembre, por el que se aprueba el Arancel de los Registradores de la Propiedad. Su Anexo II establece como regla quinta, apartado 3, que:

“Los registradores entregarán el original de la minuta al interesado y conservarán una copia de la misma”.

Y en la regla octava, apartado 1, dispone :

“Los derechos del registrador se pagarán por aquel o aquellos a cuyo favor se inscriba o anote inmediatamente el derecho, siendo exigibles también a la persona que haya presentado el documento, pero en el caso de las letras b) y c) del artículo 6 de la Ley hipotecaria, se abonarán por el transmitente o interesado”.

Consideramos que la minuta del Registrador, asimismo, ha de ser abonada por el prestamista que es el interesado al que hace alude el arriba referenciado Real Decreto 1427/1989, y que, nuevamente, carga sobre el prestatario a través de la cláusula litigiosa, minuta que bien se podría haber repartido entre ambas partes, ya que también es cierto que , por ejemplo, el prestatario obtiene una copia de la escritura, pero, lo que determina que se deba devolver lo abonado por mi mandante es el hecho de que de forma unilateral la entidad bancaria decida que es el prestatario el obligado al pago de un servicio que es solicitado por ella y del que se beneficia en mayor medida.